Sen Escrito en 21-05-2007, 17:40 Responder
user icon
Mensajes: 305
usuario
Enviar mensaje privado

Desde que llegué hace un mes a Buenos Aires, sólo leo noticias tristes de mis ídolos de juventud.



Diego Maradona entra y sale de sanatorios y clínicas psiquiátricas por su adicción al alcohol. Charly García se pelea -a cuchilladas- con su hijo, quien termina en un hospital y en la portada de todas las revistas de chismes.

Sólo cuando vuelvo al territorio de mi infancia, ubicado a 800 kilómetros de la capital argentina, puedo encontrar a una ídola de mi niñez que tras cuatro décadas sigue vigente sin ninguna mancha, más que la de tinta negra sobre el papel blanco.

En la ciudad de Córdoba, hogar de mi familia materna donde yo pasé mis primeras vacaciones de niño y jugué mis primeros partidos de fútbol en las calles sin autos, un museo ha decidido albergar una exposición sobre Mafalda.

Para los lectores del blog que no conozcan a este personaje de historieta, que apareció por primera vez el 29 de septiembre de 1964, este post puede resultar un aburrimiento o una oportunidad de abrazarla de una vez y para siempre.

"En realidad iba a ser una historieta para promocionar una nueva línea de electrodomésticos llamada Mansfield, contó una vez su autor, Joaquín Salvador Lavado (más conocido como
Quino).

"Esto fue en 1963. Pero la campaña nunca se hizo y las ocho tiras que dibujé quedaron guardadas en un cajón. Hasta que al año siguiente Julián Delgado, secretario de redacción de "Primera Plana", me pidió una historieta. Entonces rescaté esas tiras y bueno, ahí empezó todo."

Contestataria y preguntona, fanática de los Beatles, enemiga acérrima de la sopa, las preguntas de esta niña sobre la Guerra de Vietnam, el papel de la mujer en la sociedad, la carrera armamentista entre Estados Unidos y la Unión Soviética conquistaron a generaciones de argentinos y fueron traducidas a 26 idiomas.

"No es cierto que todo tiempo pasado fue mejor. Lo que pasaba era que los que estaban peor todavía no se habían dado cuenta", "Lo malo de la gran familia humana es que todos quieren ser el padre", "Mamá, la capacidad para triunfar o fracasar en la vida ¿es hereditaria?", "¿Y no será que en este mundo hay cada vez más gente y menos personas?", son algunos de sus pensamientos e interrogantes más recordados.

El Museo Barrilete, que comenzó en el año 2003 con una serie de muestras temáticas para niños, se atrevió en los últimos meses a montar "El mundo según Mafalda", una apuesta audaz para un museo dedicado a la niñez, debido a que este personaje no pertenece sólo a hijos, sino a padres y también abuelos.

"Ella es como un héroe nacional", me dice la directora de la muestra, Sabina Villagra, y arranca con la historia de
esta aventura.

"Primero hicimos un boceto de nuestro proyecto y solicitamos la aprobación de Quino, quien es también todo un personaje. Él nos autorizó y además vino a la muestra, lo cual fue increíble porque no se presenta mucho en público".

Apenas uno entra al museo, se encuentra con Mafalda y su familia en el característico Citroen 2CV blanco, símbolo de su época y de aquella clase media en constantes dilemas económicos a la que pertenecía.

Luego, una serie de paneles despliegan su biografía, la de sus padres y su hermano Guille, y la de sus amigos: Felipe, Susanita, Manolito, Miguelito y Libertad.

Cada biografía está encabezada por una reflexión del personaje. Mientras Mafalda se niega "a que anden cosiendo y descosiendo el porvenir", su padre se pregunta si estará empezando "a ser más joven" que su cuerpo y Susanita festeja "que el mundo queda tan, tan lejos".

Existe también un departamento amueblado como en los años 60, un repaso por los "gustos y disgustos" de Mafalda, una exposición de los mundos que imaginaba y diversos espacios para que los más pequeños jueguen con su historia y con el género de la historieta.

"Viene mucho público adulto, algunos con niños, otros no", me cuenta Villagra, quien espera que la iniciativa colabore en el paso del legado "mafaldiano" a nuevas generaciones. El libro que el museo suministra a los maestros que traen a sus alumnos a la muestra plantea un objetivo aún mayor:

"Vivimos en una sociedad que parece haber echado por la borda uno de los ejes que la época en la que nació Mafalda sostenía como fundamentales: la capacidad de pensar por nosotros mismos con el objeto de construirnos en actores creativos. 'Volver' a Mafalda tal vez nos ayude a retomar ese camino".

En mi visita al museo compruebo rápidamente el entusiasmo de aquellos hijos de la década del 60 y su nostalgia. Al preguntarle a un niño por su personaje preferido, recibo en lugar de su respuesta una larga explicación de su madre:

"Su personaje es Manolito, porque somos descendientes de españoles. ¿Viste el Citroen a la entrada? Yo me acuerdo cuando le hacía ruido al padre de Mafalda. Y eso que estaba recién comprado. A mi marido y a mí nos daba pena porque a nuestro auto le pasaba lo mismo".

"Para nosotros fue un desafío recibir a los fans de Mafalda -admite Villagra- porque la gente es muy celosa de su conocimiento sobre ella. Muchos no quieren ir acompañados por un guía sino que recorren la muestra solos y se ríen solos".

Será por eso que Silvia, la guía que me toca en suerte, comienza la visita reconociendo -humildemente- que alguno de los presentes puede saber más que ella de esta historieta, no sea cosa de herir suceptibilidades entre el público presente.

Yo sigo respetuoso todas sus explicaciones hasta llegar a la biografía de mi personaje preferido, Felipe. Allí decido separarme del grupo para rendir un sentido e íntimo homenaje.

Los organizadores de la muestra han elegido como carta de presentación de este amigo de Mafalda, amante de las historietas y enemigo de la asistencia a clases, un interrogante que resumió años atrás todas las preguntas de mi niñez.

Su duda sincera, además de cerrar este blog, tal vez sirva para responder en estos días los dilemas que aquejan y persiguen a mis ídolos de juventud.

"¿Justo a mí tenía que tocarme ser como yo?".


reportar este mensaje al moderador

http://www.parajuventud.com & http://www.mundohogwarts.com